Tasas

Tasas (1)

 

 

2.1. Tasas

La LHL las configura como un tributo de carácter potestativo, señalando que podrán ser establecidas y exigidas tanto por los municipios como por las provincias, las comarcas, áreas metropolitanas, entidades municipales asociativas y demás entidades asociativas, así como las entidades de ámbito territorial inferior al municipio.

La regulación básica de esta materia se encuentra recogida en los artículos 20 a 27 de la LHL, que posteriormente se encuentra desarrollada para cada una de las entidades locales que se acaban de referir.

El hecho imponible de las tasas está constituido por:

  • La utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público local.

– Hay utilización privativa cuando se produce la ocupación de una porción del dominio público que limite o excluya la utilización por los demás interesados. Ejemplo: la tasa por colocación de una terraza de verano.

– Hay aprovechamiento especial cuando concurren circunstancias singulares por peligrosidad, intensidad de uso o cualquier otra cosa semejante. Ejemplo: la tasa por apertura de una zanja.

  • La prestación de un servicio público o la realización de una actividad administrativa en régimen de Derecho público de competencia local que se refiera, afecte o beneficie de modo particular al sujeto pasivo, cuando se produzca cualquiera de las circunstancias siguientes:

1.º Que no sean de solicitud o recepción voluntaria para los administrados. A estos efectos, no se considerará voluntaria la solicitud o la recepción por parte de los administrados:

– Cuando venga impuesta por disposiciones legales o reglamentarias que se exijan coactivamente por el ente local a sus administrados. Ejemplo: la tasa por otorgamiento de la licencia de apertura de un establecimiento comercial.

– Cuando los bienes, servicios o actividades requeridos sean imprescindibles para la vida privada o social del solicitante. Ejemplo: la tasa por el enganche a la red de distribución de agua o electricidad.

2.º Que no se presten o realicen por el sector privado, esté o no establecida su reserva a favor del sector público conforme a la normativa vigente. Ejemplo: la tasa por el otorgamiento de la licencia de autotaxi.

Se entenderá que la actividad administrativa o servicio afecta o se refiere al sujeto pasivo cuando haya sido motivado directa o indirectamente por el mismo en razón de que sus actuaciones u omisiones obliguen a las entidades locales a realizar de oficio actividades o a prestar servicios por razones de seguridad, salubridad, de abastecimiento de la población o de orden urbanístico, o cualesquiera otras.

No obstante, la LHL señala una serie de servicios por los que las entidades locales no pueden exigir tasas: por el abastecimiento de aguas en fuentes públicas, por el alumbrado de vías públicas, por la vigilancia pública en general, por la protección civil, por la limpieza de la vía pública y por la enseñanza en los niveles de educación obligatoria.

Finalmente, al respecto del hecho imponible, señalar que las tasas por la prestación de servicios no excluyen la exacción de contribuciones especiales por el establecimiento o ampliación de los mismos. Ello es así puesto que ambas figuras tributarias gravan supuestos de hecho diferentes: el establecimiento o ampliación de un servicio (contribuciones especiales) y la utilización o prestación de ese servicio (tasas).

La exención en esta ocasión viene dada de la mano del Estado, las comunidades autónomas y las entidades locales, que no estarán obligados al pago de las tasas por utilización privativa o aprovechamiento especial del dominio público, por los aprovechamientos inherentes a los servicios públicos de comunicaciones que exploten directamente y por todos los que inmediatamente interesen a la seguridad ciudadana o a la defensa nacional.

También, y como se verá al analizar el impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras, la tasa por el otorgamiento de la licencia urbanística correspondiente a la construcción, instalación u obra de que se trate será deducible de la cuota a pagar por ese impuesto, lo cual implícitamente es una exención.

Son sujetos pasivos de las tasas, en concepto de contribuyentes, las personas físicas y jurídicas, así como las entidades a que se refiere el artículo 33 de la LGT (herencias yacentes, comunidades de bienes y demás entidades que, aun carentes de personalidad jurídica, constituyan una unidad económica o un patrimonio separado susceptible de imposición):

  • Que disfruten, utilicen o aprovechen especialmente el dominio público local en beneficio particular.
  • Que soliciten o resulten beneficiadas o afectadas por los servicios o actividades locales que presten o realicen las entidades locales.

No obstante, la LHL establece cuatro supuestos de sustitutos del contribuyente en el ámbito de las tasas:

  • En las tasas establecidas por razón de servicios o actividades que beneficien o afecten a los ocupantes de viviendas o locales, los propietarios de dichos inmuebles (quienes podrán repercutir, en su caso, las cuotas sobre los respectivos beneficiarios).
  • En las tasas establecidas por el otorgamiento de las licencias urbanísticas previstas en la normativa sobre suelo y ordenación urbana, los constructores y contratistas de obras.
  • En las tasas establecidas por la prestación de servicios de prevención y extinción de incendios, de prevención de ruinas, construcciones y derribos, salvamentos y, en general, de protección de personas y bienes, comprendiéndose también el mantenimiento del servicio, las entidades o sociedades aseguradoras del riesgo.
  • En las tasas establecidas por la utilización privativa o el aprovechamiento especial por entradas de vehículos o carruajes a través de las aceras y por su construcción, mantenimiento, modificación o supresión, los propietarios de las fincas y locales a que den acceso dichas entradas de vehículos (quienes podrán repercutir, en su caso, las cuotas sobre los respectivos beneficiarios).

La cuota tributaria de las tasas consistirá, según disponga la correspondiente ordenanza fiscal, en la cantidad resultante de aplicar una tarifa, en una cantidad fija señalada al efecto, o en la cantidad resultante de la aplicación conjunta de ambos procedimientos.

La LHL señala que para la determinación de la cuantía de las tasas podrán tenerse en cuenta criterios genéricos de capacidad económica de los sujetos obligados a satisfacerlas. Al respecto de la cuantificación de las tasas, la misma norma señala que:

  • Con carácter general se fijará tomando como referencia el valor que tendría en el mercado la utilidad derivada de dicha utilización o aprovechamiento si los bienes afectados no fuesen de dominio público. No obstante, cuando se utilicen procedimientos de licitación pública, el importe de la tasa vendrá determinado por el valor económico de la proposición sobre la que recaiga la concesión, autorización o adjudicación.

Finalmente, cuando se trate de tasas por utilización privativa o aprovechamientos especiales constituidos en el suelo, subsuelo o vuelo de las vías públicas municipales, a empresas explotadoras de servicios de suministros que resulten de interés general o que afecten a la generalidad o a una parte importante del vecindario, el importe de aquéllas consistirá, en todo caso y sin excepción alguna, en el 1,5% de los ingresos brutos procedentes de la facturación que obtengan anualmente en cada término municipal las referidas empresas. Dichas tasas son compatibles con otras que puedan establecerse por la prestación de servicios o la realización de actividades de competencia local, de las que las mencionadas empresas deban ser sujetos pasivos a excepción de otras tasas derivadas de la utilización privativa o el aprovechamiento especial constituido en el suelo, subsuelo o vuelo de las vías públicas municipales.

  • El importe de las tasas por la prestación de un servicio o por la realización de una actividad no podrá exceder, en su conjunto, del coste real o previsible del servicio o actividad de que se trate o, en su defecto, del valor de la prestación recibida.
  • Cuando la utilización privativa o el aprovechamiento especial lleve aparejada la destrucción o deterioro del dominio público local, el beneficiario, sin perjuicio del pago de la tasa a que hubiere lugar, estará obligado al reintegro del coste total de los respectivos gastos de reconstrucción o reparación y al depósito previo de su importe. Si los daños fueran irreparables, la entidad será indemnizada en cuantía igual al valor de los bienes destruidos o al importe del deterioro de los dañados.

Los acuerdos de establecimiento de tasas por la utilización privativa o el aprovechamiento especial del dominio público, o para financiar total o parcialmente los nuevos servicios, deberán adoptarse a la vista de informes técnico-económicos en los que se ponga de manifiesto el valor de mercado o la previsible cobertura del coste de aquéllos, respectivamente.

La disposición adicional 5.ª de la Ley 14/2000, de 29 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social establece una bonificación del 95% de la cuota de las tasas locales que puedan recaer sobre las operaciones relacionadas con “Fórum Universal de las Culturas Barcelona 2004” realizadas por las empresas o entidades que desarrollen exclusivamente los objetivos de dicho evento según certificación del “Consorcio Organizador del Fórum Universal de las Culturas Barcelona 2004”.

Por su parte, las disposiciones adicionales 2.ª y 22.ª de la Ley 53/2002, de 30 de diciembre, de Medidas Fiscales, Administrativas y del Orden Social, establecen otras dos bonificaciones del 95% respecto de la cuota de las tasas locales que pueden recaer sobre las operaciones relacionadas con “Año Santo Jacobeo 2004” y “Caravaca Jubilar 2003” realizadas por las empresas o entidades que desarrollen los objetivos de esos eventos, según certificación del “Consejo Jacobeo” y de la “Agencia para el Desarrollo de la Comarca del Noroeste” respectivamente.

En cuanto al devengo, la LHL establece que las tasas podrán devengarse, según la naturaleza de su hecho imponible y conforme determine la respectiva ordenanza fiscal:

  • Cuando se inicie el uso privativo o el aprovechamiento especial, o cuando se inicie la prestación del servicio o la realización de la actividad, aunque en ambos casos podrá exigirse el depósito previo de su importe total o parcial.
  • Cuando se presente la solicitud que inicie la actuación o el expediente, que no se realizará o tramitará sin que se haya efectuado el pago correspondiente.

Cuando la naturaleza material de la tasa exija el devengo periódico de ésta, y así se determine en la correspondiente ordenanza fiscal, el mismo tendrá lugar el 1 de enero de cada año y el periodo impositivo comprenderá el año natural, salvo en los supuestos de inicio o cese en la utilización privativa, el aprovechamiento especial o el uso del servicio o actividad, en cuyo caso el periodo impositivo se ajustará a esa circunstancia con el consiguiente prorrateo de la cuota, en los términos que se establezcan en la correspondiente ordenanza fiscal.

Cuando por causas no imputables al sujeto pasivo, el servicio público, la actividad administrativa o el derecho a la utilización o aprovechamiento del dominio público no se preste o desarrolle, procederá la devolución del importe correspondiente.

En cuanto a las normas de gestión, las tasas se regirán por las normas de gestión generales en materia de tributos locales. La LHL lo único que señala al respecto es que las entidades locales podrán exigir las tasas en régimen de autoliquidación y que, asimismo, podrán establecer convenios de colaboración con entidades, instituciones y organizaciones representativas de los sujetos pasivos de las tasas, con el fin de simplificar el cumplimiento de las obligaciones formales y materiales derivadas de aquéllas o los procedimientos de liquidación o recaudación.

Joomla templates by a4joomla

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Ver política